HISTORIA

La Torrevieja marinera y el comercio de la Sal

Desde antaño, Torrevieja ha sido un lugar propicio para la explotación de la sal generada en las lagunas que la rodean, provocando que en 1803 se trasladase a la localidad la Administración de las Reales Salinas, situadas en la cercana pedanía de La Mata. A partir de ese momento se desarrollan distintas actividades, entre las que va a destacar el comercio marítimo de la sal con destino en diversos puertos del Mediterráneo y el Caribe.

En la primera mitad del siglo XX la flota velera de Torrevieja era la más importante del Mediterráneo. La localidad contaba con una población de unos 6.000 habitantes y tenían matriculados unos 200 barcos, de los cuales 64 era pailebotes.

El nombre de “Pailebote” procedía del inglés pilot´s boat (embarcación del práctico) pero también se podía conocer como goleta (del francés goelete y del bretón gwelan, que significa gaviota), ya que ambas definiciones eran válidas para este mismo tipo de barco.

En la década que van desde 1915 – 1925 se vivieron años de una importante actividad de la flota velera comercial de Torrevieja, que fue decreciendo paulatinamente en décadas posteriores. Aun así, en los años 40 todavía existían numerosas embarcaciones locales que realizaban travesías comerciales de cabotaje, considerándose a Torrevieja como el último refugio de la navegación a vela del Mediterráneo español.

El Pailebote “Pascual Flores”

Muchos de los grandes barcos construidos en la época fueron hechos por calafates torrevejenses como Antonio Marí, alias “el temporal”, autor entre otros, del célebre pailebote “Pascual Flores” en 1917.

Durante los primeros años de vida, el pailebote se dedicó a la exportación de frutas, sal y carga general, tanto en puertos y fondeaderos mediterráneos, como en la costa norte y oeste de África. A lo largo de los años la embarcación fue cambiando de dueños y sufrió importantes modificaciones en la estructura, terminando sus días en Inglaterra.

Con el propósito de honrar la memoria de aquella floreciente navegación a vela, el Ayuntamiento de Torrevieja compró en 1999 el «Pascual Flores», que se encontraba en muy mal estado en el puerto de Milford. El objetivo era convertirlo en un símbolo de la marinería torrevejense y en el buque insignia de la ciudad.

RECONSTRUCCIÓN

Durante los años 2005 al 2008 se realizaron trabajos de restauración integral del pailebote capitaneados por el maestro calafate Antonio Carrasco.

Tras varios años de inactividad y cierto deterioro, el 30 de octubre de 2020, el Ayuntamiento de Torrevieja y la Fundación Nao Victoria firmaron un convenio de colaboración para la cesión, reparación y puesta a punto del pailebote.

Tras seis meses de trabajos en los astilleros de Punta Umbría (Huelva) la embarcación se encuentra lista para navegar y hacer escalas en puertos de todo el mundo, para hacer promoción de Torrevieja y su tradición marinera de cabotaje.

EL BARCO

El Pailebote “Pascual Flores” es una buque original y diferente a las embarcaciones que navegan por nuestras aguas hoy en día. Gracias al convenio firmado entre el Ayuntamiento de Torrevieja y la Fundación Nao Victoria, la embarcación hará escala en puertos de todo el mundo y estará presente en los principales festivales marítimos europeos.

A lo largo del presente año, el pailebote comenzará una gira tanto por aguas españolas como extranjeras, para la promoción turística y cultural torrevejense y la divulgación de la historia de los pailebotes en relación al transporte de la sal. Este museo flotante, además de sus giras programadas, visitará anualmente el puerto de Torrevieja.

DIMENSIONES Y EQUIPAMIENTO

DOTACIÓN

SERVICIOS

El “Pascual Flores” es un navío diseñado con el máximo rigor histórico y la más cuidada tematización. Navega tanto a motor como a vela y constituye un soporte muy versátil. Sus espacios e instalaciones permiten dar respuesta a múltiples necesidades, fines y destinatarios, estando además demostrada su capacidad para participar en eventos de diversa índole, ya sea en eventos corporativas, producciones cinematográficas, etc. La embarcación tiene una superficie total de 415 m2 en su cubierta principal unos Xm2 y capacidad para acoger a X pax.

El Pailebote “Pascual Flores” es una embarcación única que aportará valor añadido a los futuros proyectos de la Fundación, convirtiéndose en garante de éxito, a la vez que:

  • Conforma una potente plataforma para la difusión y exhibición de contenidos.
  • Funciona como reclamo visible de gran alcance.
  • Constituye un elemento único con excepcional poder de atracción, tanto navegando como en puerto.
  • Tiene una presencia y repercusión destacada en medios de comunicación (prensa y T.V.) nacionales e internacionales.

Puede contar con una excepcional acogida y repercusión institucional y diplomática en los puertos de llegada.

TRAINEES

¿Quieres enrolarte en el Pascual Flores? ¡Ahora puedes hacerlo!

Compra tus entradas online y no esperes colas

ACTUALIDAD

Noticia

El «Pascual Flores» realiza pruebas de mar en la bahía de Huelva

El pasado martes 15 de junio el Pascual Flores realizaba sus primeras pruebas de mar en la bahía de Huelva, primer gran hito tras su …